Una obra que continúa: Hna. Rosa Font deja huella en los niños de Brasil

Hna. Rosa FontH. Rosa Font Fuster, nasció en Cataluña, España en 1931. En 1990 vino por primera vez a Brasil, para ministrar un curso de liturgia para las Hermanas.

Se encantó con Brasil, principalmente con los niños, por la alegría y sobre todo por el ritmo y facilidad que tenían para la música. H. Rosa era música, conocida en toda España, con varios cds grabados y método musical muy conocido en aquel país. En 1991, volvió a Brasil, y esta vez para quedarse, tenía 60 años de edad.

Su salud era muy frágil, siempre tenía que ingresar en alguno hospital para ganar un poco más de fuerza y seguir adelante…

Pero, nada esto la desanimaba en su misión. ¿De dónde venía tanta fuerza? De un corazón que era todo amor. Amor a Brasil y sus niños. Siempre decía: soy muy feliz aquí, y aquí quiero quedarme para siempre.
Así, empezó su misión en Brasil… Los niños pobres de los barrios de periferia, de las favelas, eran los favoritos para su obra: la música.

En la alborada del día 1º de diciembre de 2013, el cielo en fiesta, recibió de vuelta nuestra querida Hermana Rosa, que sigue viva entre nosotras sus Hermanas, y en corazón de todos los niños, jóvenes y adultos que tuvieron la gracia de conocerla y convivir con ella.

La música, herramienta primordial en manos de H. Rosa Font, sigue fructificando maravillosamente, en este su querido BRASIL.
El PROYECTO de Ir. Rosa cautivó a muchos. Y sus mismos alumnos: Toni, Camila e hijos-Isadora y Rafael-, continúan dando vida a su idea genial: “UNA FLAUTA POR UN ARMA”

…Sembrada que fue la semilla, nació, creció y ha dado sus frutos… Hna. Rosa Font siempre creyó que la música era un medio ideal para educar y para recuperar “el hijo perdido”. Era importante Investir en el niño, en el adolescente y joven por la música, dándoles una oportunidad de manifestar su creatividad, y su ser más profundo.

La propuesta del proyecto de música surgió por una súplica de la Hna. Rosa Font en los últimos momentos de su vida a los dos alumnos: la pareja Antônio Márcio Moreira y Camila Cândida da Assunção Moreira, los hizo hacer juramento que no se terminaría la música. De esta forma con el apoyo de la Delegación de la Anunciata en Brasil, con la aprobación de nuestra Provincia Santa Catarina de Sena. Mantener vivo el proyecto con la ilusión que tenía Hna. Rosa y seguir con la dinámica de las notas musicales, ante los frutos del trabajo de nuestra Hermana.

Seguir con el proyecto iniciado por Hna. Rosa Font es continuar proponiendo y creyendo en la fuerza de las notas musicais con la ilusión de la “Maestra”. Reunir exalumnos de la orquesta, llamar y enseñar música a todos los que despierten curiosidad y quieren aprender un instrumento musical, sobre todo los “niños pobres”, como decía ella.

“Cambiar un arma por una flauta”. Que la música suene por esos barrios afuera, con los niños, jóvenes y adultos, y descubran sus valores, la harmonía interior, el sentido del “ser”, y evangelizar desde la música.

Las clases acontecen en nuestra casa de Aarão Reis, en la misma sala donde Hna. Rosa enseñaba con humildad, sencillez y sabiduría. El piano y otros instrumentos manejados por ella siguen en acción. Al menos tres días a la semana: lunes, miércoles y sábado se escuchan los sonidos flauta, guitarra, violín, piano y otros.

Nuestro espacio ya es pequeño y sigue la procura por clases, pero Antonio y Camila casi no pueden recibir más alumnos. Ya se ocupan otras dos áreas de la casa. El número de alumnos ya supera 200 inscritos. La Hna. Rosa sigue muy presente en cada niño, joven y adulto, y en el entusiasmo de los maestros,… La historia sigue. El sueño no se ha terminado en tanto que se tenga ilusión.

Rosa Font: Una estrella en el cielo, intercediendo por la ANUNCIATA en Brasil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *