Solidaridad en la pandemia

«Fraternidad y vida: don y compromiso» – «Vio, sintió compasión y se ocupó de él» (Lc 10, 33-34). Este es el tema y el lema de la Campaña de Cuaresma de la Fraternidad de este año. Nunca una campaña ha sido tan desafiante como esta. Con la Campaña, la Pandemia ha llegado o podemos decir que con la pandemia ha llegado la Campaña. Misericordioso es nuestro Dios que nunca abandona a los pobres. Con la pandemia del coronavirus se ha despojado aún más a nuestro pueblo en  extrema pobreza, ha caído la máscara del neoliberalismo y ha llegado el momento de unir todas las fuerzas para contribuir, en red, a todas y cada una de las iniciativas que salvan la vida de las personas.

Nosotras, las Hermanas Dominicas de la comunidad Bem Viver, junto con otras Hermanas de la Región donde vivimos en Goiânia, asumimos el reto de ser solidarias con las familias más necesitadas. Nuestra fundadora, la Madre Anastasie, nos dejó un legado que no puede olvidarse y que debe realizarse en la vida diaria de nuestra misión: ser hermanas entre la gente y no damas. De repente nos vimos obligados a un distanciamiento social, como una forma de evitar el colapso de la red de salud que ya estaba casi colapsada. Guida y yo, en la zona de riesgo porque somos ancianas, impedidos de salir de casa, encontramos la solidaridad en nuestras hermanas vecinas. Compran comida y medicinas para nosotros cuando las necesitamos y llenan el vacío para que nuestras donaciones lleguen a la gente necesitada. Y ambos encontramos una manera de ser solidarias con otras personas que están en necesidad, sin salir de casa. Decidimos participar en el Proyecto #SolidarizaGoiania, creado por Fabrício Rosa, un amigo que participa con nosotros en la Red Un Grito por la Vida. El proyecto es de auto gestión. Se creó un grupo para quienes desean conectarse, compartir e identificar formas de ayudar a otras personas en Goiania, especialmente a los más vulnerables. En ella hay muchas maneras de ayudar, algunas a distancia, otras dependen de nuestra presencia física. Las personas se unen a los grupos por región o para ofrecer ayuda, especificando qué tipo de ayuda pueden dar o pedir ayuda. Y los que se ofrezcan como voluntarios cerrarán la brecha para que las donaciones lleguen a las familias necesitadas.

Guia y yo nos unimos al Proyecto como voluntarios para contactar, por teléfono, a las personas que se ofrecen a hacer donaciones con las personas que se registran para pedir ayuda. También hicimos nuestra donación en efectivo a través de Vakinha on line.

Escuchando también el llamamiento de las Hermanas del Lar São Vicente de Paulo, en Goiás, pidiendo apoyo para trasladar una parte de los internos a la granja, decidimos también enviarles una donación y nos pusimos en contacto con gente amiga o con la familia de la Hermana Guida que también hizo sus donaciones. Nos sentimos felices de poder ayudar, compartiendo lo poco que tenemos con los que tienen menos. En medio de tanto sufrimiento y dolor, encontrar la manera de curar las heridas y preservar la vida nos dignifica y nos acerca a Dios y a las personas.

Así estamos viviendo nuestra Cuaresma, siguiendo los pasos de Jesús y haciendo este viaje de aislamiento social, físicamente distante pero cercano por solidaridad. Que este tiempo de purificación nos lleve a ser mejores personas, renovados en la Resurrección de Jesucristo. ¡Que Dios sea siempre nuestra fuerza! Hna. Sandra Edes. Dominicas de Montiel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *