Sínodo de los Obispos: Participación más activa de los jóvenes y las mujeres en la Iglesia

(ZENIT).- Paolo Ruffini, Prefecto del Dicasterio para la Comunicación del Vaticano, ha presentado el documento final del Sínodo sobre los jóvenes, en la Oficina de Prensa de la Santa Sede, el 27 de octubre de 2018, describiendo algunas propuestas concretas de los padres sinodales.

El Documento contiene los 364 modos, es decir, las enmiendas, que se han presentado. “La mayoría de ellos –añadió el Relator General– fueron precisos y constructivos”. “Es un documento muy rico”, ha descrito Ruffini, ha sido aprobado por mayoría “muy por encima” de los 2 tercios previstos.

De los 268 Padres sinodales con derecho a votar el documento final en la XV Asamblea Ordinaria del Sínodo, solo 249 padres han estado presentes en la votación, de los cuales 166 han aprobado por mayoría el documento.

Camino de Emaús

El documento final del Sínodo sobre los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional tiene 60 páginas –en italiano– 3 partes en el esquema narrativo de los Discípulos de Emaús, tituladas: “Él caminó con ellos”, “Sus ojos se abrieron”, “Se fueron sin demora”, y dentro de cada parte, hay 4 capítulos, en total 167 párrafos. El texto finaliza con 3 puntos que apunta a la llamada a la Santidad.

“¿Qué es este documento?”, ha recordado Ruffini la pregunta formulado en numerosas ocasiones estos días previos por los periodistas. “La respuesta más exacta ya la ha dado el Papa. De momento se trata de un documento dirigido sobre todo a todos los padres sinodales y a él mismo, para que reflexionen sobre el documento, para que puedan practicas el discernimiento y para que la Iglesia siga adelante con su camino sinodal”, ha explicado. “Un documento que se dirige al Santo Padre, a lo largo del tiempo, el Papa va a rezar y a reflexionar sobre esto”.

Instrumentum laboris

El Instrumentum laboris es el punto de referencia (puntos 2 y 3 del documento). Ha sido la base del trabajo del Sínodo, y ha servido como guía para trabajar en el Sínodo. Y este documento final es “hijo” del Instrumentum laboris y fruto de este trabajo.

Sobre la sinodalidad también se ha debatido (puntos 120, 121 y 123), sobre el proceso sinodal, que no se queda aquí, sino que sigue en el seno de las conferencias episcopales, ha explicado Ruffini. Con respecto a los jóvenes, el Prefecto ha destacado algunas propuestas.

Participación activa de los jóvenes

El prefecto del Dicasterio para la Comunicación se detuvo particularmente en el número 123 del documento, en el que el Sínodo “pide que se haga efectiva y ordinaria la participación activa de los jóvenes en los lugares de corresponsabilidad de las Iglesias particulares, así como en los organismos. Conferencias episcopales y la iglesia universal”.

También solicita “que se fortalezca la actividad del Departamento de Juventud del Dicasterio para los laicos, la familia y la vida, incluso mediante el establecimiento de una organización que represente a los jóvenes a nivel internacional”.

Coordinación de las realidades pastorales

El número 141 exige una “mejor coordinación” de las realidades pastorales que afectan a los jóvenes: jóvenes, familiares, profesionales, académicos, sociales, culturales, caritativos, de ocio, etc. De hecho, en este “mundo fragmentado que produce dispersión y multiplica las pertenencias”, podemos leer en el texto, “los jóvenes necesitan ayuda para unificar sus vidas”.

Paolo Ruffini también citó el número 119 sobre el deseo de los jóvenes de participar en este Sínodo, “protagonistas de la vida y la misión de la Iglesia”. Es un llamado –dicen los Padres sinodales– a “practicar la sinodalidad … en todos los niveles”, es decir, “promover la participación de todos los bautizados y personas de buena voluntad, cada uno según su edad, su estado de vida y su vocación.

Además, en el número 17, los Padres sinodales desean dar prioridad a los compromisos pastorales y espirituales de los sacerdotes, aliviándolos de las cargas administrativas, para tener más tiempo y energía para poner al servicio de los jóvenes.

Papel de las mujeres

Finalmente, Paolo Ruffini mencionó párrafos en los que resaltan el papel de las mujeres (13, 55, 163), especialmente el número 148, que recomienda “una conversión cultural valiente y un cambio en la práctica pastoral diaria”, para promover “la presencia” de las mujeres en cuerpos eclesiales en todos los niveles, incluso en puestos de responsabilidad “, así como “la participación de las mujeres en los procesos de toma de decisiones eclesiales, respetando el ministerio de la Ordenación”.

Vocación

En relación a las vocaciones –las que son religiosas y las que no– indicó la lectura de los puntos 161, 164 y sobre la participación de la Iglesia en el mundo digital recordó algunas propuestas concretas de los jóvenes, enumerando los puntos 21, 22 ,23 ,145 y 146.

Para visualizar reflexiones sobre el tema de los migrantes, ampliamente abordado en la Asamblea, se puede dirigir la lectura a los puntos 25, 26, 27, 28 y 147 del documento final.

El artículo 150, sobre el acompañamiento a homosexuales, ha sido el que ha obtenido menos de todos los que componen el documento.

(Tomado de: zenit.org)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *