Recuerdos de Flannan

(Escribe hna Verónica Rafferty O.P.)

Tuve la dicha de colaborar con Flannan en la misión cuando era el párroco de San Agustín, Paraná, Entre Ríos, durante la década de los ochenta. Admiraba su prolijidad en todo lo que hacía, tanto en la administración de la parroquia, anunciando cada domingo el monto de la colecta y en qué se lo había gastado. Su temperamento moderado hacía que uno trabajara con tranquilidad y serenidad durante su gestión.  Una persona confiable y honesta.  Estaba abierto a los cambios que traía el concilio Vaticano II y por ende nos dejaba como comunidad de hermanas proponer una mayor integración de los laicos en los asuntos pastorales entre otras novedades.  Sentimos su apoyo en nuestra acción en los barrios más humildes de la parroquia, en la misión hacia el interior del país.

Luego tuve la oportunidad de visitarlo en Asunción, Paraguay cuando era el hermano mayor en una comunidad de jóvenes estudiantes. Perfectamente capaz de adaptarse a estos y de acompañarles con una actitud comprensiva.  Con la hermana Brígida fuimos a Montevideo, en la iglesia de Camino Maldonado, a la celebración de sus 60 años de sacerdocio.

Mi último recuerdo fue de febrero 2018 cuando con 88 años encima hizo el viaje desde Montevideo a Paraná para acompañarnos en la celebración del aniversario de nuestra llegada a Argentina en 1968.  Siempre sonriendo y ofreciéndonos un abrazo fraterno sereno.

¡Que en paz descanse!

Hna Verónica Rafferty O.P.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *