¡Por nuestras vidas, silenciadas jamás!

Nuestro Grito  desde la Amazonia Acreana-  Brasil. Escribe la hna. Tina Veloso, Dominica de la Anunciata:

Día 06 de marzo, un grupo de mujeres comprometidas de diferentes Entidades y movimientos sociales  y  la Red un Grito por la vida – contra la trata de personas, ( Red vinculada a a la Red Internacional de Religiosas Talita Kum ) de la cual hago parte en el Núcleo de Rio Branco y en el equipo de Coordinación Nacional fuimos invitadas a participar de esa manifestación  en Rio Branco, capital del Estado de Acre- Brasil.

Innumerables actividades del Movimiento 08 de marzo ( 8M) fueron realizadas durante la semana y este día empezamos muy temprano.  Nos unimos como mujeres amazónicas de varias municipalidades del Estado; mujeres de movimientos y pastorales sociales, sindicalistas, empleadas domésticas, feministas y doñas de casa, indígenas, campesinas, negras, caboclas, urbanas, de la floresta y de las águas  para  protestar y  nos animar en esa lucha, el tema fue:  ¡Por nuestras vidas, silenciadas jamás!.

Frente al  índice elevadísimo  de feminicidio  en todo Brasil y especialmente en Acre, indignadas  con la ausencia de políticas de enfrentamiento a la violencia, y del retroceso político que vivimos en Brasil, queremos transformar la violación de nuestros derechos en lucha y esperanza de tiempos mejores.

De acuerdo con un los dados del  portal de noticias G1 Nacional publicó  ayer día 06 de marzo, que el Estado de Acre a pesar de ser pequeño tiene la mayor tasa de homicidios contra mujeres  en el país. De acuerdo  con la publicación, los datos  son del periodo 2018 y 2019. De acuerdo con el ranking, la tasa  de homicidios dolosos de mujeres del Acre es la mayor en todo el país,  con 07 muertes a cada 100 mil mujeres. La tasa de feminicidio  del Estado acreano es de 2,5 para cada 100 mil mujeres.

Nuestra protesta tenía  como  uno de los objetivos pedir  justicia  frente a esa barbaridad. Pedimos justicia también para el caso Marielle la vereadora de Rio de Janeiro,  que aconteció hace dos años y hasta ahora la justicia no fue hecha. También solidarizamos con la hna Doroty, nuestra Mártir de la Amazonia que sigue impune.

Por el centro de la ciudad, pusimos pancartas con los datos estadísticos de las víctimas del feminicidio  y palabras impactantes, pues no podemos callar frente tanta sangre  de mujeres acreanas  derramadas  en todo el Estado en esos últimos años. Como gesto  simbólico, en la calle principal frente  el Palacio del Gobernador, “ un río de tinta roja” representaba la injusticia frente la sangre derramada de tantas  mujeres y la violación de nuestros derechos.

El gobierno que tenemos en  este momento, no nos respeta, ha  retirado derechos que hemos  adquiridos con mucha lucha,  todo lo contrario, incentiva la discriminación y violencia contra las mujeres, campesinos, pueblos indígenas, ONGs,  Grupo LGBT, y cualquier persona que lucha por la dignidad humana y la vida del Planeta.

Fue todo un día de actividades  y al final presentamos este Manifiesto  por nuestras vidas:

1-Que la vida de las mujeres  de todas las razas,  etnias  y colores  sean preservadas;

2- Que ningún derecho nos sea quitado y que todas las mujeres tengamos acceso a los derechos conquistados, como jubilación integral y oportunidad de trabajo;

3- Que todas las mujeres violentadas y las familias que tuvieren sus hijas  e hijos asesinados  reciban apoyo social y psicológico para rehacer y continuar sus vidas;

4-Que todas las expresiones de fe sean ejercitadas con libertad, respeto y tolerancia;

5-Que las Instituciones  públicas y privadas desarrollen  acciones de combate  a todo tipo de prejuicio, xenofobia,  racismo, y cualquier forma de violencia contra las mujeres;

6-Que cada persona, familia y sociedad en general asuma  su papel de educadores para la construcción de relaciones  más humanas, más saludables, más respetuosas que promuevan la paz;

7- Que el Estado brasileño  cree mecanismos concretos para ampliar la representación de las mujeres, jóvenes, indígenas, negras, en los espacios de poder;

8- Que la democracia sea preservada, perfeccionada y ampliada  en Acre y en todo Brasil;

9- Que  frente a esos  y otros  desafíos,   nosotras como mujeres, apoyemos la lucha de otras mujeres y no seamos  agentes  de explotación de nuestras compañeras sea, niñas, adolescentes o adultas;

10- Por fin, seguiremos luchando contra  el machismo, el racismo y las desigualdades de genero y social.

Como Red Un grito por la vida,  asumimos nuestra  misión como  mujeres religiosas consagradas, en la defensa de las víctimas de la explotación  y abuso sexual de niñas, y adolescentes,  pues queremos  rescatar la dignidad  de otras mujeres que sufren las injusticias de la sociedad y caen en la armadilla de la trata de personas.  Creemos que por la solidaridad, la presencia, el apoyo, la escucha, y el acompañamiento  podemos recuperar poco a poco  su dignidad perdida.

Somos y queremos ser siempre  mujeres constructoras de puentes y de paz.  Que todos nuestros gestos, actitudes palabras, y acciones estén  entrelazadas en el amor.  Pues, el Verdadero Amor trae la brisa suave  de la vida,  la esperanza y la voluntad de luchar,  la paz y alegría para nuestro  corazón.

Sigamos  unidas  en  fraternidad  y en las luchas en defensa de la Justicia, la Paz, la Integridad de la creación pues la  realidad clama  y nuestra «teimosia» (tosudez)  femenina nos lanza a abrazar esas causas desde y donde estamos.

Mi abrazo y unidas en la oración

hna Tina Veloso-Dominica de la Anunciata- Acre Brasil  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *