La gran enseñanza de Job frente a la tragedia

“Un árbol tiene esperanza: aunque lo corten, vuelve a rebrotar y no deja de echar renuevos” (Job 14,7). Con este título, la biblista y bióloga Juliana Alejandra Triana Palomino nos invita a reflexionar sobre el modo en que afrontamos  la crisis. Compartimos el texto presentado en el I Congreso Virtual Internacional del Centro Bíblico Pastoral María de Magdala.

En su ponencia, la biblista explica que «Job confundió una vida en Dios con una vida sin sobresaltos, y esto le generó una especie de esquizofrenia existencial donde se relacionaba con un dios falso de condiciones ideales y se perdía de reconocerlo en la cotidianidad de la vida, en medio incluso de las fragilidades, donde podía realmente sentir su presencia más allá de sí mismo y sus intereses».

Así, la tragedia de Job desenmascara la trampa del sistema: La religiosidad y fidelidad de Job, hombre justo y bien ponderado, está cimentada en la fragilidad de la concepción de la relación con Dios en términos de acción-reacción. La divinidad no es vista como un ser libre y omnipotente, sino limitado y constreñido a actuar de acuerdo a la lógica retributiva de premiar a los buenos y castigar a los malos.

Para leer la ponencia completa, les invitamos a descargar el archivo en formato PDF en el siguiente enlace:

LA LECCIÓN DE JOB EN LA TRAGEDIA-PONENCIA

También se puede ver la presentación en el canal de Youtube del Centro Bíblico Pastoral María de Magdala

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *