RELATO DEL ENCUENTRO DE ARTISTAS - PERÚ

RELATO DEL ENCUENTRO DE ARTISTAS - PERÚ Queridas Hermanas y Hermanos: Se bien que los tiempos actuales son más veloces para las informaciones pero me fue imposible realizarlo antes. Aquí les envió  un relato completo de nuestro III Predicarte: Encuentro de artistas de la Familia Dominicana de América Latina y el Caribe, así puedan publicarlo en sus páginas de información o publicaciones. Agradezco profundamente el espacio que dedicaron en sus páginas web a difundir nuestra convocatoria. Nuestro Encuentro fue hermoso y de una gran riqueza de contenido y de compartir. Los saludo muy cariñosamente a cada uno, con sincero afecto. (Hna Valeria María Nougués op - Coordinadora de Arte de CODALC).

II Predicarte: Encuentro de artistas de la Familia Dominicana de América Latina y el Caribe. Cusco: 11 al 18 de septiembre de 2011

Motivados por los 500 años de la manifestación pública a favor de la vida y la justicia de la Primera Comunidad dominicana en el continente, nos convocamos en la ciudad del Cusco, los artistas de la familia dominicana de América Latina y el Caribe bajo el lema: “ La vida clama y reclama nuestra compasión”.

32 hermanas, hermanos y laicas de Perú, México, Chile, Argentina y Estados Unidos fuimos recibidos en el Convento de nuestros frailes dominicos en el Cusco, donde desarrollamos nuestras actividades y compartimos nuestra vivencia del arte como modo de predicación. El lugar en el cual se emplaza este convento fue un lugar históricamente dedicado por distintas culturas al encuentro con Dios y a la celebración de la experiencia religiosa. Durante el Imperio Incaico el Qorikancha fue el principal lugarde culto. Este emblemático espacio se hizo una casa abierta a la belleza, a la celebración de la fraternidad dominicana, al estudio y reflexión desde la experiencia artística. La calidez y hospitalidad de los hermanos del Cusco, junto a la diversidad de experiencias y vivencias de quienes participamos gestaron un clima de profunda comunión y de compartir ameno.

Iniciamos nuestro III Predicarte el día 11 de septiembre, con la Eucaristía celebrada en el Templo de Santo Domingo, compartiendo con la comunidad local y la familia dominicana del Cusco, e invitándolos a visitar la exposición de nuestras obras que quedaría abierta al acceso del público en general durante la semana.

En la apertura de las actividades, la Hna Valeria Nougués op, coordinadora general del Encuentro, hizo memoria de los inicios de este espacio de reflexión gestado en el año 2002 desde CODALC y CIDALC en Venezuela, que continuó dando sus frutos en el II Predicarte en México en el año 2008, además de otras actividades e iniciativas realizadas durante este período.

La dinámica del Encuentro estuvo marcada por las diferentes dimensiones de nuestro carisma. Hemos rezado con las palabras de Montesinos en el contexto de los templos incaicos y cristianos dejando resonar los clamores pasados y presentes de nuestros pueblos, agradeciendo por los dones recibidos de Dios y entregando cada día el fruto de nuestro trabajo.

Cada mañana estuvo marcada por una mirada propia y dedicada al estudio y la reflexión. El día 12 nos detuvimos en compartir la realidad de cada país y los clamores de la misma que interpelan nuestro compromiso. Nos sorprendió reconocer que a pesar de las diferencias, en todo el continente, incluido los Estados Unidos, similares problemas aquejan a la población. La palabra de Graciela y Alipia, dos artesanas aymaras, que dieron testimonio de los hechos ocurridos en Ilave en el año 2003 conmovieron nuestras entrañas desde el inicio y nos invitaron a adentrarnos en las luchas y esperanzas de las comunidades campesinas del Perú.

El día 13 dedicamos la mañana a la vivencia de nuestra espiritualidad desde el arte, para ello la Hna Valeria compartió su estudio sobre Fr. Guillermo Butler op, un eximio artista dominico del siglo XX, denominado el místico de la pintura argentina; quien en sus paisajes invitó al encuentro con Dios desde la quietud y serenidad silenciosas, donde la luz fue testimonio de acogida y proclamación creyente de la fuente desde donde fluía su propio arte. Culminamos la mañana recorriendo nuestra exposición y escuchando a cada hermana sobre su propio arte, mientras contemplábamos sus obras.

El día 14 nos adentramos en las manifestaciones del arte colonial realizando un profundo y completo recorrido por las diferentes escuelas del mismo en el continente, con el valioso aporte de la Dra. Ana Cecilia Aguirre. Como expresó Juana Gutiérrez, “ si la conquista se hizo con armas, la evangelización se realizó con imágenes” y así pudimos contemplarlo al recorrer los museos dominicanos de Santa Catalina y de Qorikancha, donde valiosas obras del arte cusqueño nos llevaron a seguir los pasos de la evangelización colonial. Fuimos guiados en el recorrido por Fr. Luis Enrique Ramírez Camacho quien trabaja arduamente por el reguardo del patrimonio histórico de la Orden en el Perú.

El día 15 dedicamos la mañana a la temática de Arte, Justicia y Paz, con el inestimable aporte de Antonieta Mérida, hija y discípula de Don Edilberto Mérida, consagrado artista cusqueño que supo reflejar en el arte moderno del Perú la vida y el sufrimiento de los campesinos. Su Cristo entregado en la cruz por amor, asume los rasgos indígenas, las manos y pies llamativamente grandes reflejan el trabajo y el esfuerzo diario por la vida. Tres de sus obras acompañaron nuestros días de reflexión y motivaron nuestra convocatoria como pueden constatar en nuestro banner. La visita a su museo en el barrio de San Blas completaron el relato de Antonieta y nos pusieron en contacto directo con lo más selecto de su expresión artística.

Cada tarde pudimos disfrutar haciendo arte en talleres realizados simultáneamente, nuestros corazones, cuerpos y manos se dejaron guiar por quienes coordinaron cada espacio.

Es así que Thoma Swanson venciendo las dificultades inéditas de la lluvia en el Cusco, nos invitó a pintar en tela con una técnica fotosensible, a pesar del mal tiempo superamos el desánimo y arriesgamos la creatividad.

Andrea Pietrafesa, Mariela Ghirimoldi y Valeria Gandolfo, docentes especiales, nos invitaron a vivir la experiencia de la diversidad provocando en las participantes alguna discapacidad provisoria para ser superadas en la elaboración y decoración de mates, la vivencia fue de tal profundidad que despertó la alabanza y gratitud por los dones recibidos de Dios.

Alipia Tacanahui Ccana y Graciela Flores Layma nos enseñaron a realizar bordados típicos de su cultura y a tejer títeres de dedo, pequeñas miniaturas cargadas de ingenio y creatividad, destacamos el empeño de nuestras profesoras para lograr sus objetivos, muchas de las participantes del taller siguieron el resto de sus horas arduamente trabajando hasta culminar sus obras.

Una de las tardes el colorido y la diversidad de la música andina nos hizo danzar junto a Rosalín Escalante Zegarra, laica dominica que se sumó a nuestro grupo para animar el taller, la noche anterior habíamos sido muy bien motivados al presenciar el espectáculo del Centro Qosqo de arte nativo, donde pudimos apreciar las múltiples y bellas danzas del Cusco.

El día dedicado a Justicia y paz, por la tarde Antonieta Mérida nos hizo discípulas del arte de la escultura en barro al estilo Mérida, fue tal la motivación que todos nos vimos sorprendidos con la copiosa producción artística que ofrecimos al final del día rezando junto al Taller del Alfarero de Jeremías, los rostros, manos y pies campesinos se hicieron eco de la acción salvífica de Dios en la Historia.

Finalmente como va siendo característico de nuestro espacio del Predicarte, la producción de un mural colectivo que refleje la temática y reflexión de todo el encuentro fue la ardua tarea de cada tarde. Este mural quedó como testimonio de nuestro paso por el convento del Cusco. Brigitte Loire, Ana Cecilia Aguirre y Silvia Ebis coordinaron nuestro trabajo para plasmar en entre todos la manera cómo vivimos y sentimos que “ La vida clama y reclama nuestra compasión”, la centralidad de Cristo que une cielo y tierra, a quién peregrinamos, clamamos y de quién recibimos la fuerza y dinamismo de la Trinidad, que alimenta nuestras vidas y alienta nuestro compromiso, se hicieron grito en la voz de Montesinos, que simbólicamente desde el Qorikancha vuelve a recordarnos: “¿acaso estos nos son hombres?¿no estáis obligado a amarlos como a vosotros mismos?”... La fuente de nuestra vivencia es Domingo compasivo al pie de la Cruz y la vida cotidiana de la gente que trabaja, celebra y baila al Dios de la Vida.

El día 16 pudimos recorrer juntos los monumentos arqueológicos del Valle Sagrado de los Incas, reconociendo en su arquitectura la dimensión científica, cultural y estética que impregnó toda su obra. Una cooperativa de artesanas de Chincheros nos enseñó el proceso completo de la elaboración de productos textiles nativos, desde el lavado de la lana, el teñido natural y finalmente el tejido en telar.

Culminamos nuestro encuentro el día 17 que dedicamos a la conclusión de nuestro mural y al debate sobre nuestra Asociación de Artistas de la Familia Dominicana de América Latina y el Caribe. Acordamos la necesidad de la continuidad del equipo integrado por Brigitte Loire, Rossana Aguilar y Valeria Nougués, por un período de tres años más para lograr la consolidación del espacio en la esperanza que más hermanas y hermanos se sumen a vivir y compartir nuestra vivencia de la espiritualidad del arte como camino de acceso al misterio de Dios y predicación del mismo.

Agradecemos a cada una de las personas que participó en nuestro Encuentro, a la comunidad que nos acogió, a quienes brindaron su tiempo y trabajo para la organización, convocatoria y desarrollo del mismo; como así mismo al apoyo de CODALC y DSI que propiciaron su realización.

Como dijo Fr. Guillermo Butler, “el arte no es una simple distracción o manera agradable de emplear el tiempo, sino una necesidad imperiosa de nuestro espíritu”. Desde la más antigua tradición de nuestra Orden hemos buscado a Dios en cuanto Belleza y también lo hemos anunciado a través de ella. El mundo de hoy signado por la cultura de la imagen continúa desafíandonos al anuncio del Evangelio desde la creatividad de nuevos y antiguos lenguajes que puedan llegar al corazón de la humanidad sedienta de sentido.

Los dejamos con algunas imágenes de nuestro III Predicarte que serán seguramente mucho más elocuentes que algunas estas palabras.

 

Hna Valeria María Nougués op

Coordinadora del área de Arte de CODALC

 

Es costumbre invitar a Hermanas de Estados Unidos a nuestros encuentros latinoamericanos para continuar gestando lazos de comunión norte-sur.