Codalc

Encuentro de Teólogas Dominicas de EEUU con CODALC

Encuentro de Teólogas Dominicas de Estados Unidas con CODALC

Weber Center, Siena Heights, Adrian, Michigan, U.S.A.

 

Jesus le dijo "Mujer, ¿por que lloras?" El encuentro entre María Magdalena y el resucitado, en el jardín situado afuera de la tumba, describe la experiencia de una mujer que fue Apóstol de los Apóstoles y quien a la vez, es patrona de los Dominicos/as. María Magdalena es una persona con quien las mujeres predicadoras se pueden comunicar y relacionar.

Motivadas por el espíritu de Domingo de Guzmán y dinamizadas por el lema: "contemplar y proporcionar a los/as demás el fruto de tu contemplación," las teólogas Dominicas de Estados Unidos se reunieron el fin de semana del 4 de Junio para compartir amistad y oración, y reflexionar sobre el texto de Juan 20,11-18.

Veinte y nueve mujeres representantes de 12 congregaciones, desde San José y Maryknoll, California, en el oeste, hasta Blauvelt y Sparkill, New York, en el este, se encontraron en la Casa de Retiros Weber, en Adrian Michigan, con las hermanas de Adrian, Akron, Santa Catalina, Columbus, Grand Rapids, Racine, Springfield y con una mas, perteneciente a las Cabra, en Argentina. Las hermanas Joan O'Shanahan, Margarita Ruiz y Thoma Swanson en nombre de la Confederación de Dominicas en América Latina y el Caribe (Codal) compartieron sus experiencias y facilitaron el proceso de la reflexión teológica.

La primera noche, al terminar las presentaciones oramos y cantamos juntas. Una poesía de Nargis Basu, una poetisa indígena, fue leída con mucha expresión y sentimiento. En ella se describe la experiencia, desde el nacimiento a la vejez, de una mujer nacida en una situación que devaluaba su persona y sus dones. Nos sentamos en mesas redondas para facilitar la discusión en pequeños grupos. ç

Mientras en el centro de la sala donde compartíamos se habían colocado estatuillas de varias razas y culturas. Las figuritas fueron retornadas a sus lugares y permanecieron en exhibición el resto del tiempo. El dialogo continuo de manera informal y se forjaron o renovaron las amistades en el brindis que compartimos después de la reunión formal.

El sábado se inicio con la oración de la mañana. Tuvimos la suerte de tener entre nosotras a varias mujeres que tocaban instrumentos y que embellecieron la oración con sus talentos. Una bandera con la ilustración de María Magdalena llorando al lado de la tumba vacía, realizada por la artista Thoma Swanson, fue desenrollada y presentada para la reflexión en silencio. Margarita Ruiz realizó una corta reflexión sobre el texto de Juan 20,11-13 y nos introdujo al proceso de la reflexión teológica.

Después de algunos minutos de contemplación en silencio, la discusión se inicio centrándose en tres preguntas que buscaban analizar la realidad: ¿Por qué lloran las mujeres hoy? ¿La tradición Dominica de la compasión hacia donde te conduce y motiva? ¿Cómo podríamos re-escribir este texto como mujeres?

Después de haber sido reanimadas y refrescadas por el almuerzo, y haber tenido un tiempo de descanso, iniciamos la segunda sesión. De nuevo Margarita introdujo la reflexión, esta vez con el texto de Juan 20,14-16. Las tres preguntas propuestas para la discusión, perseguían iluminar y profundizar el dialogo: ¿Que desean transformar las mujeres? ¿Que busca María Magdalena? ¿De qué manera las mujeres Dominicas estamos involucradas en esta misma búsqueda?

Un segundo banderín de Thoma fue expuesto. Este mostraba a María Magdalena buscando a Jesús en el Jardín. El estaba allí, pero ella no le reconoció. En base al pasaje bíblico se llevo a cabo un intercambio, bien animado. La naturaleza del proceso participativo gusto tanto que el tiempo de la discusión paso rápidamente y muy pronto nos llego la hora del receso.

La tercera sesión del día la inició Margarita con una breve reflexión sobre Juan 20, 17-18. Una ilustración, en la cual apareció Jesús diciéndole a María Magdalena, anda, ve y dile a los discípulos/as que he resucitado, fue presentada. Las preguntas propuestas para la consideración del grupo buscaban llevarnos al compromiso y a la acción.

¿Dónde predicamos? ¿Qué predicamos? ¿Cómo vivimos la itinerancia?

De nuevo el tiempo voló. Mientras se acercaba la noche, el grupo interrumpió el trabajo para deleitarse con una cena muy nutritiva.

Mas luego, los grupos se reunieron para preparar actuaciones creativas sobre las reflexiones efectuadas durante el día. Todas gozamos de la variedad de expresiones presentadas con: mímica, socio dramas y canciones. Una escena ejemplificaba el encuentro, según lo había escrito María Magdalena. Una gran camaradería y alegria caracterizoó el tiempo de recreo que tuvimos a continuación.

El domingo en la mañana celebramos la fiesta de Corpus Cristi. Durante la Eucaristía le ofrecimos la bendición a Anale Heiges. O.P. y Juliete Engle, quienes viajaran en misión hacia Rusia para llevar provisiones, útiles, y darle la protección a los huérfanos/as explotados/as en dicho país.

Después de la Misa, Hna Joan O Shanahan O.P. presidenta de Codal agradeció a la Hna. Patricia Benson del Centro Weber por su invitación y apoyo y a las Hermanas Margarita Ruiz y Thoma Swanson por su excelente presentación del trabajo de las Teólogas de Cochabamba, Bolivia 99... Joan hablo sobre las características y el trabajo de Codal ( Confederación de las Dominicas en América Latina y el Caribe). Así mismo presento la historia y la evolución del grupo de Teólogas Dominicas de la región.

Un encuentro de Teólogas Dominicas, a celebrarse en Octubre del 2001 en Lima, Perú se empezó a preparar. Margarita dirigió la Asamblea en una discusión, intentando obtener las expectativas y metas de las hermanas de Estados Unidos en vista a la reunión. Muchas sugerencias surgieron. Entre ellas se expresaron: el deseo de conocernos y compartir nuestras historias, como también presentar las metodologías que usamos en la reflexión teológica.

Un comité de voluntarias se formó para apoyar la organización de esta estimulante convocatoria