Codalc

Carta del Departamento de Justicia y Paz - Familia Dominicana de Chile

Familia Dominicana y Pueblo de Honduras

 Santiago de Chile, 25 de septiembre de 2009

"Al acercarse y divisar la ciudad, (Jesús) dijo llorando por ella: Ojala tú también reconocieras hoy lo que conduce a la paz. Pero eso ahora está oculto a tus ojos "(Lc 19.41)

Al grito y al dolor de los pobres de Centroamérica, especialmente de Honduras, la familia dominicana de Chile a través del departamento de Justicia y Paz queremos unir nuestro grito, nuestro dolor y nuestra oración solidaria.

Las lagrimas a Jesús no le impidieron anunciar que con El se hacia presente la paz, aunque esa paz permanecía oculta para el pueblo.

En Chile hemos vivido la experiencia del grito, del dolor y de la lágrimas ante el golpe militar de hace 36 años y durante un tiempo muchos chilenos no descubrían que la paz estaba dentro de nosotros.

Por eso les animamos a que sequen sus lágrimas, abran los ojos y juntos, como familia y como pueblo puedan mirar lo que tienen dentro de sus corazones y de su historia, la paz.

La paz de Jesús que se acrecienta cada día en la Eucaristía;"La paz les dejo, mí paz les doy" y la paz sembrada en el corazón del pueblo de Honduras.

No son las organizaciones internacionales ni los agentes externos quienes les van a imponer o regalar la paz, son ustedes quienes mediante el dialogo, la búsqueda, el consenso, la fuerza de la justicia y si es necesario, el martirio, sabrán crear las condiciones para que la paz y la democracia crezcan de nuevo en su pueblo.

Reciban nuestra oración solidaria, nuestro abrazo fraterno y nuestra convicción evangélica que en Honduras son muchos los hermanos y hermanas dominicos bienaventurados, hijos de Dios porque trabajan por la paz.

Departamento Justicia y Paz - Familia Dominicana -Chile