Codalc

Más de 30 mil marcharon por la paz y la familia en México

marcha por la pazCIUDAD DE MÉXICO.- La Diócesis de Cuernavaca, en el estado de Morelos en México, reunió a más de 30 mil mexicanos en defensa de la paz y la familia el 21 de mayo. La masiva manifestación demandó justicia y poner fin a la violencia, al tiempo que rechazó el matrimonio gay promovido recientemente por el presidente de México, Enrique Peña Nieto.

“Estamos aquí para vencer la indiferencia y la resignación”, exclamó el Obispo de Cuernavaca, Mons. Ramón Castro Castro, y lamentó que el Estado de Morelos ocupe el segundo lugar a nivel nacional en secuestros, el cuarto en homicidios, el tercero en robo con violencia y el sexto en robo a negocios.

El Obispo señaló que el pueblo de Morelos quiere “autoridades honestas y que trabajen por el bien común” y “que no haya regiones de Morelos en manos del narcotráfico”.

“En marzo 2016, Morelos fue el Estado donde más secuestros se cometieron, considerando la tasa por 100 mil habitantes”, señaló.

Aún peores, dijo, son las “cifras negras” de aquellos “delitos que no son denunciados”. “La gente ya no denuncia porque no cree ni tiene confianza en la autoridad”, criticó.

“Todo ello a pesar de los casi dos mil millones de pesos (más de 108 millones de dólares) gastados en ‘seguridad’ del 2012 al 2015, con recursos federales, estatales y municipales”.

El Prelado mexicano señaló que “queremos manifestar a todos nuestro dolor, angustia, tristeza, preocupación: necesitamos vivir en paz”.

“Tenemos la esperanza que todo puede mejorar, queremos que se escuche nuestra voz”, dijo, y subrayó que “la mayoría del pueblo de Morelos ya no aguanta más”.

“Los pobres son cada vez más pobres, la corrupción y el nepotismo nos asfixian”, denunció.

Mons. Castro Castro alentó luego a todos “a echarle ganas en la construcción de la verdadera paz”, que es “un don de Dios, es Cristo mismo. Jesús ha instaurado ‘la paz por medio de la sangre de su cruz’”.

Como criterios cristianos para buscar la paz, el Obispo de Cuernavaca señaló a la verdad, la justicia, la caridad y la libertad.

El Prelado indicó a continuación que “la paz se forja en la familia”, pues al ser “el lugar natural para el desarrollo de la persona, es también el fundamento de toda sociedad y estado”.

“El papel de la familia en la edificación de la cultura de la vida es determinante e insustituible”, dijo, y advirtió “la cultura de la muerte ataca a la familia, porque es el centro y el corazón de la civilización del amor”.

El Obispo remarcó que “es obligación de los poderes públicos reconocer la verdadera naturaleza del matrimonio y de la familia, protegerla y ayudarla”.

Mons. Castro Castro calificó luego de “pobres y raquíticos” los modelos alternativos de familia que tratan de equiparar las uniones homosexuales con el matrimonio.

“Sin ser homofobia permítase decir: no es lo mejor la equiparación de uniones de hecho al verdadero matrimonio y a la verdadera familia”.

“¿Será pedir mucho? ¿Es una utopía? Yo creo que no”, dijo el Prelado mexicano, y alentó a los fieles mexicanos a unirse en oración “todos los días al mediodía” en el rezo del Ángelus.

A los no católicos, Mons. Castro Castro les exhortó a unirse desde su propia fe “en modo solidario a las doce del día de todos los días”. Esa fuerza, aseguró, “nos traerá el fruto que anhelamos y buscamos”.

Fuente: aciprensa.com