Dominicas de la Reina del Rosario se pronuncian a favor de los migrantes

“Hoy levantamos la voz en favor de los Migrantes y en especial por los niños y niñas que sufren las violaciones a sus derechos de estar con sus padres, a sus derechos humanos al ser encerrados, maltratados e incluso muerto en cautiverio”, afirman las  hermanas Dominicas de la Reina del Santo Rosario, Misión San José, en una carta abierta. Les invitamos a leer el texto completo:

 

Atizapán de Zaragoza, Edo. México, Julio 2019

A quien corresponda:

 

Amaréis al emigrante, porque emigrantes fuisteis en Egipto

(Deuteronomio 10,19)

No lo vejarás  (Éxodo 23,9)

No lo oprimiréis (Levítico 19,34)

No lo explotaréis (Deuteronomio 23,1

 

Nosotras las Hermanas Dominicas de la Reina del Santo Rosario, Misión San José.

Reunidas en el Capítulo provincial de México. Escuchando la voz de Dios en  el grito de los pueblos migrantes y de quienes se han pronunciado con amor y valentía profética en favor de la vida.

Nos pronunciamos por la vida presente en los hombres y mujeres de todos los pueblos, razas y naciones.

Nos pronunciamos por la búsqueda de la verdad y la justicia: en favor de los empobrecidos por el sistema caduco que no termina de caer y que a su paso arrastra a los más vulnerables: niños, niñas, jóvenes, adultos mayores, la naturaleza y el cosmos.

Compartimos la misión  con las mujeres y hombres que anuncian la buena noticia del Dios que ha hecho opción por el pueblo pobre, que  anuncia todo lo que está en favor de la vida digna, justa y humana.

Nos solidarizamos con los hombres y mujeres, religiosas-os sacerdotes, obispos, creyentes católicos-as y no católicos que enfrentan con su testimonio y acciones en favor de los pueblos migrantes.

Al igual que ustedes hermanas-os muy amados reprobamos las políticas y acciones injustas de países que se enriquecen a costa de la vida de los pueblos y de  la Madre –Tierra.

Reprobamos las actitudes y acciones inhumanas, retrogradas e indignas  de un gobierno que en muchos momentos de la historia, se ha puesto como juez en la problemática de algunos países, creando guerras  y desestabilización social al interior y entre  países.

Hoy levantamos la voz en favor de los Migrantes y en especial por los niños y niñas que sufren las violaciones a sus derechos de estar con sus padres, a sus derechos humanos al ser encerrados, maltratados e incluso muerto en cautiverio.

Levantamos la voz ante el encarcelamiento de nuestros hermanos y hermanas religiosos y religiosa y otros hombres y mujeres de buena voluntad. Por el hecho de testimoniar al Dios de la vida y protestar por las condiciones injustas e inhumanas que el sistema opresor y sus políticas represivas han impuesto.

Hermanas y hermanos, nuestro corazón se entristece por sus muchos sufrimientos, pero también nos alegramos en ustedes porque por su testimonio el mundo entero visualiza la realidad que viven los niñas y niños y manifiestan parte la de misión de nuestro ser Iglesia Pueblo. Animamos su corazón y agradecemos a Dios por ustedes.

Les agradecemos por su entrega generosa.

Unidas en la misión y opción por los preferidos de Dios.

Sus Hermanas Dominicas de la Reina del Santo Rosario, Misión San José.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *