Comunicado de las Misioneras Dominicas del Rosario en solidaridad con Nicaragua

La Congregación de Misioneras Dominicas del Rosario de la Provincia san José (Centroamérica, México y el Caribe), se solidariza con el dolor del pueblo de Nicaragua ante los sucesos de violencia acaecidos los últimos días. En el marco de la celebración de nuestros 100 años de fundación congregacional, y desde el impulso profético y evangelizador de nuestra espiritualidad de Orden de Predicadores. Compartimos el comunicado.

Comunicado de Solidaridad

La Congregación de Misioneras Dominicas del Rosario de la Provincia san José (Centroamérica, México y el Caribe), se solidariza con el dolor del pueblo de Nicaragua ante los sucesos de violencia acaecidos los últimos días. En el marco de la celebración de nuestros 100 años de fundación congregacional, y desde el impulso profético y evangelizador de nuestra espiritualidad de Orden de Predicadores:

a. Nos sumamos a la petición de la Conferencia Episcopal de Nicaragua y, como Iglesia, nos sumamos a todos los esfuerzos por lograr una Nicaragua que vele por el bien común, especialmente de los sectores más vulnerables y desfavorecidos.

b. Lamentamos la muerte de tantos jóvenes, y nos unimos al dolor de sus familiares. Pedimos que se haga justicia ante los responsables de esta masacre.

c. Nos unimos a los clamores de las familias y de los distintos sectores de que se siga liberando de manera inmediata a todos los jóvenes que han sido encarcelados a raíz de las manifestaciones; exigimos se esclarezca el paradero de los desaparecidos.

d. Apostamos a que se respete la manifestación pacífica de los jóvenes universitarios y de la ciudadanía en general, para que puedan expresar su sentir y reclamar sus derechos sin que nadie les coarte su libertad, inherente a todo ser humano.

e. Respaldamos la propuesta de la inclusión de todos los sectores de la sociedad en el diálogo nacional, para que sea verdadero y todo el pueblo nicaragüense se sienta representado en esa mesa de diálogo.

f. Pedimos el respeto a la libre expresión de los medios de comunicación y periodistas independientes.

Como Dominicas, la oración contemplativa nos mueve a la compasión hacia el derramamiento de sangre de jóvenes inocentes que, con el sueño de ver una patria diferente, han salido a la calle a pedir una patria libre, justa, incluyente y en paz.

Que el Señor nos dé la luz del discernimiento a todas y todos, en especial a aquellos y aquellas que tienen en sus manos la responsabilidad directa del cambio.

Que Nuestra Señora del Rosario siga cubriendo a este pueblo con su manto de amor y justicia.

Managua 24 de abril de 2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *