Carta de CODALC por la situación de los migrantes

¡Basta!  ¡Hasta cuándo!

Seguiremos viendo a los niños y niñas tras rejas…

nuestra mirada se va acomodando a estas imágenes…

unamos nuestras voces, no sólo en la oración…

sino en la protesta pacífica pero resistente

ante una realidad que clama al cielo…

 

Hermanos y hermanas, hijos e hijas del Dios de la vida y liberador de todo tipo de esclavitud

Como Dominicas de América Latina y el Caribe, alzamos la voz para protestar por lo acontecido recientemente, el día 18 de julio de 2019, cuando religios@s estadounidenses, junto a grupos activistas, fueron arrestados en el edificio de la Oficina del Senado Russell. Ell@s manifestaban lo que no es posible aceptar: el atropello a los derechos humanos, especialmente por los niñ@s encerrados en campos de detención; el derecho a buscar una vida más humana y digna; a proteger la vida de familias enteras que se desplazan y cruzan fronteras en nuestro continente.

Nos unimos al llamado y compromiso de la CLAR: renovamos la opción por las/os excluidas/os en esta hora histórica; continuamos impulsando la búsqueda de toda dignidad humana; rechazamos las amenazas que surgen de los actuales sistemas políticos y económicos; nos unimos en la defensa profética de los pobres y los más pequeños; animamos a las religiosas/os del Continente, a no desfallecer en su pasión por la vida, la justicia y la paz.

Unamos nuestras voces, vidas y presencias proféticas para pedir públicamente que los responsables de estas políticas económicas, que cierran los sueños y esperanzas de nuestros hermanos y hermanas, para que ellos conviertan su corazón de piedra en corazón de carne (Ezequiel 36,27) y reconozcan el derecho de los pueblos a migrar.

Unamos nuestras vidas dominicanas, para suplicar al Dios humanado y amigo de los pequeños que cambie la mente y el corazón de los que gobernantes encerrados en su poder.

EQUIPO DE CODALC

CONFEDERACIÓN DOMINICAS DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE 

21 de julio de 2019  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *