Reliquia de Monseñor Romero llega a Panamá

La primera Reliquia de primer grado perteneciente a Monseñor Óscar Arnulfo Romero que sale de El Salvador, tuvo como destino la Arquidiócesis de Panamá: un claro gesto de fraternidad entre las iglesias hermanas que cobra un sentido especial de cara a la próxima Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) en 2019, ya que el Papa Francisco visitará la catedral panameña en enero, para reunirse allí con millones de jóvenes de todo el mundo.

La Reliquia, enviada por Monseñor José Luis Escobar Alas, Arzobispo Metropolitano salvadoreño, y entregada por Monseñor Rafael Urrutia, postulador diocesano de la causa de Canonización de Monseñor Romero, es un micro fragmento de una costilla del obispo mártir, que le fue extraída mientras era atendido en el Hospital luego de haber recibido la bala que le quitó la vida, el 24 de marzo de 1980; y que por pertenecer al cuerpo del Beato adquiere la categoría de Primer grado.

Los jóvenes eran la esperanza de Mons. Romero
Por su parte, Monseñor José Domingo Ulloa Mendieta, Arzobispo de Panamá, recibió la Reliquia y agradeció de corazón a la iglesia salvadoreña destacando que Monseñor Romero fue el primer patrón propuesto para la JMJ 2019 como ejemplo para los jóvenes del mundo. Asimismo, Monseñor Urrutia expresó que los jóvenes eran la esperanza de Monseñor Romero, al tener siempre un corazón abierto y solidario.

Además de esta reliquia, para el mes de septiembre, se enviará el relicario que ha peregrinado por El Salvador compuesto por un trozo de tela con la sangre derramada por Monseñor Romero en el momento de su muerte. (Reliquia de segundo grado), así como un busto y una réplica de la mitra episcopal del próximo Santo.

Recordamos que existen tres tipos de Reliquias: las de Primer grado son parte del cuerpo o sangre del Santo. La de Segundo grado es una pertenencia personal del Santo y las de Tercer grado son aquellas que han estado en contacto con alguna Reliquia de los grados precedentes. Las reliquias de primer grado son las de más difícil distribución porque en la actualidad no se permite la exhumación de los cuerpos de los Santos.

(Tomado de: vaticannews.va)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *